?

Log in

Expediente X 5x06 - Christmas Carol y 5x07 – Emily - Analyce This
Analízalo, Disecionalo, Córtlao en trocitos muy muy Chiquititos...
marajan
analice_this
marajan
Expediente X 5x06 - Christmas Carol y 5x07 – Emily

Hubo un tiempo en el que la ficción televisiva se regía por tres leyes no escritas pero inamovibles. Toda serie, fuese cual fuese su género, debía cumplir estos requisitos: un héroe protagonista con firmes principios, un antagonista malo malísimo de la muerte, un romance con tira y afloja alargardo hasta el infinito, un sidekick graciosete y perteneciente a alguna minoría racial o cultural, y un capítulo navideño cada año.

 Entonces, en algún momento entre finales del siglo pasado y  principios del nuevo llegó a la tele eso que los los modernis llaman “posmodernidad” y que, esencialmente, consiste en tomar todos los lugares comunes de la cultura popular y volverlos del revés. Y la  posmodernidad nos trajo protagonistas en absoluto heróicos y moralmente indeseables, villanos que se movían más en los grises que en el negro absoluto; el sidekick alivio cómico y la UST tuvieron que cambiar ligeramente para sobrevivir en esta nueva era; y en cuanto al capítulo navideño, ya sabéis, el típico relleno de mediados de temporada, edulcorado, con su pizquita de drama tontorrón que lleva a un inevitable final feliz con moralina; bueno, ese directamente fue borrado de la faz de la Tierra.

 Quizás Chris Carter fuera uno de los precursores de la abolición del capítulo navideño, en la temporada 97/98. O más que abolición, de su reinterpretación en clave chunga. Christmas Carol/Emily es el capítulo (doble) navideño más triste y desesperanzado que recuerdo haber visto nunca en una serie. Ni almíbar ni final feliz. 

¿Crees que tus navidades son una mierda? Pues cuéntaselo a Scully.

A poco que uno se tome la molestia de revisar la -poco fiable, por otra parte- línea temporal de Expediente X, salta enseguida a la vista que las navidades son una época de mal fario para la pelirroja. Por decirlo de manera diplomática. En la primera temporada de la serie, Papá Scully palmaba tras la cena de Navidad en casa de su hija; las navidades de la segunda temporada las pasó desaparecida, y sufriendo perrerías varias; de las navidades del tercer año no tenemos constancia, pero las siguientes las pasó pensando que muy probablemente serían las últimas que celebraría en este mundo. Nada podía ser peor que eso, debió de pensar Scully, y pensábamos los fans, pero entonces llegó la quinta temporada con un regalo navideño envenenado.

  Vamos a ponernos en antecedentes. En esta quinta temporada, Scully acaba de salvarse por los pelos del cáncer que la acechaba desde la temporada anterior. En algún momento durante el tratamiento -o puede que mucho antes, en los días posteriores a su reaparición tras la abducción- ha descubierto que sus óvulos han desaparecido y no podrá tener hijos. Pero Scully no se rinde, y según sus propias palabras, tras la experiencia se ha replanteado sus prioridades en la vida, promete no cerrarse a cal y canto a los que la quieren. Tras esta declaración de intenciones, y dos capítulos rebosantes de UST y buen rollo entre Mulder y Scully (Detour y The Post Modern Prometheus) los shippers damos palmas con las orejas. Entonces llegamos a este episodio navideño y Chris Carter  aprovecha la bajada de guardia para felicitarnos las fiestas a los fans una patada en la boca.

 Christmas Carol empieza con una llamada telefónica desde el Más Allá de Melissa a su hermana, de visita en casa de su hermano. La llamada lleva a Scully a un supuesto suicidio, y a una niña llamada Emily de origen poco claro y sospechoso parecido físico con la difunta Melissa. Entre tanto, hay una fugaz aparición de Mulder -que, aparentemente, se dedica a hacer footing a las tantas de la noche-, se suceden diversos flashbacks de Scully, el hermanísimo de ésta sigue haciendo méritos para convertirse en el personaje más odiado del fandom, Mamá Scully sigue en su papel de sufrida madre, Scully casi se echa a llorar cuando le niegan con buenas razones la custodia de Emily, y todo concluye con un cliffhanger impactante: la madre de la chiquilla no es Melissa, sino Scully.

 Si no fuese por este final, y sobre todo, por el siguiente capítulo, creo que Christmas Carol me gustaría como capítulo.

 Con Emily comienza el verdadero festival del drama. Mulder reaparece en escena, dispuesto a escarbar el origen de la pequeña; por el camino, patea culos, descubre una clínica de madres de alquiler septuagenarias, se angustia con el sufrimiento de Scully y se las arregla para llegar al final sin una sola prueba de lo que ha visto, como siempre. Scully se dedica todo el episodio a sufrir y sufrir, encerrándose en sí misma a cal y canto pese a su promesa del episodio anterior de abrirse a los demás -mención especial a la expresión de perro apaleado de Mulder ante el “quiero estar sola” de Scully-. Entretanto, los guionistas nos distancian emocionalmente del personaje de Emily al revelarla como híbrido, y preparándonos así para su muerte: una treta sucia, pero eficaz. Y el remate final en el funeral, ante un ataúd vacío y la cruz volviendo a manos de su propietaria.

 Feliz Navidad, tendría que haber puesto CC en los créditos finales en vez del habitual “Executive Producer”.

Llegados a este punto, creo que queda claro que odio estos dos episodios, y cada vez que vuelvo a verlos y le doy vueltas a todo lo que había sido EX hasta ese momento y fue después, más los odio. En primer lugar, porque son de una crueldad excesiva hacia el personaje de Scully. ¿No había tenido bastante con la abducción, el cancer, la esterilidad, la muerte de su hermana? Segundo, porque este calvario con la niña acaba por no aportar nada nuevo al personaje de Scully, peor aun, la deja igual que al principio, pero más desesperanzada. Y porque, finalmente, no aporta nada en absoluto al desarrollo posterior de la serie; probemos a eliminar mentalmente los episodios de la línea temporal. Exacto: no cambiaría nada.  

 Qué hago entonces hablando de un capítulo que no me gusta nada, cuando podría estar escribiendo una reseña de Bad Blood, por ejemplo -mi capítulo favorito de la quinta temporada-. Bueno, no todo es malo: ambos capítulos están bien escritos -en el sentido de que la historia avanza fluída y no aburre en ningún momento-, bien realizados, y bien interpretados por los actores, especialmente Gillian Anderson. Nadie le puede negar eso. 

Pero no estoy escribiendo esto porque esté fascinada por el trabajo del director ni rendida por la interpretación de Anderson; ninguna de esas dos cosas bastan para hacer un buen capítulo, y digo “bueno” en el sentido de que disfrutemos viéndolo. No recuerdo haber visto nunca Christmas Carol ni Emily en la lista de capítulos favoritos de ningún fan.

 No me gustan como episodios, pero se puede sacar reflexiones curiosas sobre ellos. Como, por ejemplo, que el fandom de EX tal vez no estaría tan mal de la olla si no nos hubiesen torturado emocionalmente hasta este extremo. Somos un fandom maltratado psicológicamente desde la primera temporada hasta la novena y última. De hecho, Christmas Carol, y sobre todo, Emily, son la cumbre del sadismo de Chris Carter no sólo hacia su personaje principal femenino, sino hacia sus fans. Un sadismo nunca superado después, y mira que la abducción de Mulder y su posterior muerte y resurrección, por no hablar de la entrega en adopción de William, pueden parecer vistos fuera de contexto igual de dramáticos. Pero esos dos casos se dieron en el declive de la serie, cuando ya no la veía más que  cuatro gatos, mientras que Christmas Carol y Emily se emitieron en el momento de mayor popularidad de la serie, cuando CC realmente podía hacer estas cosas y reírse en la penumbra de su despacho sabiendo que hiciese lo que hiciese, nos tenía en su poder.

 Lo mejores momentos (como ya he dicho antes, no todo es malo; juntos no cacen un buen episodio, pero sueltos, molan):

  •         Tenemos a Scully haciendo trabajo de investigadora por sí misma, y demostrando que no es ese apéndice de Mulder que alza una ceja y habla en una jerga científica incomprensible. Aquí ella misma hace las deducciones, propone las teorías descabelladas -y se gana con ello las miradas burlonas normalmente dirigidas a Mulder-  y pone en movimiento al departamento de policía local, que ya había aparcado el caso como un simple suicidio.
  •        La reaparición de Melissa con sus habitual retahíla de citas de manual de vida positiva (espero que Scully quemase todos los libros de Paulo Coelho al heredar las cosas de su hermana) y una premonición -“No sabes si en el FBI conocerás a alguien que cambiará tu vida, o si tú cambiarás la de alguien”­ que provocó lágrimas de emoción en el shipperío (a veces somos tan fáciles de contentar que damos un poco de pena).

Los momentos más divertidos (que también los hay, a pesar de todo)

  •       La cara de Melissa el flashback cuando descubre que su regalo de Navidad es una cruz.
  •       Scully argumentándole a su madre que Melissa pudo haber tenido a Emily en la época en que ésta se fue a nosedonde sin contactar con la familia durante un montón de tiempo, y la cara de Ma Scully, que claramente estaba leyendo entre líneas: “...Melissa, que era, ya sabes mamá, un poco putón...”.
  •        El pelucón de Scully en el flashback pre-FBI.

Los peores momentos (aparte de los episodios en general, se entiende)

  •      Scully volviendo a la vieja mala costumbre de cerrarse a la gente que la quiere cuando está pasándolo mal de verdad, y en consecuencia haciendo sufrir. En este caso a su madre y a Mulder.
  •       Mulder volviendo a la vieja mala costumbre (aunque, ¿la había abandonado en algún momento?) de ocultarle a Scully información que le incumbe. Por la cara que pone ésta en la entrevista con el juez, parece obvio que Mulder no le había dicho nunca que sabía que con sus óvulos se estaban creando híbridos. Y después, calla de nuevo sobre los óvulos robados de la residencia de ancianas y, presumiblemente, escondidos en el congelador de su casa junto a las cubiteras hasta que CC vuelva a acordarse de ellos en otro episodio “polémico”, Per Manum, tres años después.

  •         Las analogías cristianas. Cada vez que CC mete una a cascoporro, en algun lugar del  mundo muere un gatito. Y si no nos gustan los gatos, da igual: cuando se compara a Scully con la Virgen María no se consigue hacer al personaje más trascendente, solo se consigue una cursilada, además innecesaria.

 

4 comentarios || Feedback Please
Comments
rakechan From: rakechan Date: December 31st, 2007 12:04 am (UTC) (link)
Precisamente el otro día me dio por verme Christmas Carol, es uno de los dobles episodios que menos me he visto porque aparte de que la idea de Emily no me gusta (aparece para simplemente morir) y darnos una Scully cada vez más machacada, parece que todos los palos los recibe ella, todavía tiene las secuelas del cáncer que acaba de superar y ya la están jodiendo otra vez, CC no se cansa, mientras Mulder permanece la mayoría de las veces como personaje de acción y espectador en estos casos, ella se debate entre el sufrimiento y la impotencia. Y sip, todo lo que has dicho es lo que yo pienso. Tortura, nada más que eso y CC regodeandose.

También pensé en Mulder cuando Melissa le habla de a quien podría conocer en el FBI, somos de un fácil pasmoso.

Buen review!!
marajan From: marajan Date: January 1st, 2008 08:57 pm (UTC) (link)
Miedo me da lo que CC esté pensando hacerle a Scully en XF 2.

Eso, o que trate del Chupacabras.
sramulder From: sramulder Date: January 1st, 2008 10:43 pm (UTC) (link)
Gran analisis.
Yo no recuerdo mucho de ese capi, a parte de que la emoción me la fastidiaron los de tele 5, soltando el misterio en una de las promos. Has conseguido que lo reviviera poco a poco, por cierto, tal vez me equivoque, pero este no era el capi donde Mulder ponia su cara de patata?
marajan From: marajan Date: January 2nd, 2008 09:53 pm (UTC) (link)
Ah, las promos de Telecinco. La Cadena Amiga nos enseñó por las malas qué era un SPOILER (así, con mayúsculas) antes de que supiésemos que existía esa palabra. El caso más sangrante que recuerdo fue Triangle.

(PD: Sí, éste es el capítulo de la cara de patata).
4 comentarios || Feedback Please